Sánchez anuncia la «mayor movilización de recursos» de la democracia ante la crisis del coronavirus: 200.000 millones de euros

0
58

200.000 millones de euros para atajar la grave crisis que se ha desatado como consecuencia del Covid-19. El Gobierno ha anunciado, por fin, el paquete de medidas con el que hacer frente a esta situación y que, tal y como ha explicado el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, representa la «mayor movilización de recursos» de la «historia democrática» de España.

Se trata, por lo tanto, de cerca del 20% del Producto Interior Bruto (PIB), aunque en esa cifra Sánchez suma tanto el esfuerzo público como privado. Así, 117.000 millones de euros corresponden a fondos del ámbito público y los restantes 83.000 deberán llegar del ámbito privado.

La movilización de los recursos, ha explicado Sánchez, se hará «en un muy corto espacio de tiempo» de manera «decidida» y realizando un «esfuerzo enorme». El objetivo del Gobierno es que la recuperación se produzca en V, esto es, que a la ya evidente e inevitable desaceleración o incluso recesión de la economía le siga una recuperación igualmente importante. «Que la recuperación comience en cuanto la emergencia quede atrás«, ha subrayado el presidente. Este aspecto es clave, ya que existe el peligro de que la economía no reaccione al alza de un modo tan intenso, lo que provocaría que no se recuperase ni siquiera parcialmente el crecimiento económico que se va a perder. Y muchos economistas considera que, de hecho, ese es un escenario muy factible.

La mayor parte del esfuerzo corresponde a una línea de avales de 100.000 millones, cifra que según Sánchez se puede disparar hasta 150.000 o incluso 200.000 millones con la colaboración del sector privado, y con la que el Ejecutivo quiere garantizar la liquidez de las compañías. «El Estado será el garante de las operaciones» y «será la mayor movilización de liquidez», inciden fuentes del Gobierno, que subrayan el refuerzo y la importancia de las líneas del Instituto de Crédito Oficial (ICO)

LA OBSESIÓN: «ES TEMPORAL»

Sánchez ha repetido en numerosas ocasiones que se trata de una «crisis temporal», afirmación que está en línea con la recuperación en V que augura el Gobierno y que busca trasladar la idea de que no se trata de un situación similar a la de la crisis de 2008. Por ello, y también para frenar los despidos masivos, el Ejecutivo ha pedido a los empresarios que no elimine puestos, que si sus empresas son rentables lo volverán a ser y que busquen alternativas como la reducción de jornada o suspensión de contratos.

Y para reforzar todo ello, además de agilizar los expedientes de regulación de empleo temporales (ERTE), el Gobierno ha aprobado que se exonere del pago de cotizaciones sociales aquellas compañías que, en lugar de despedir a sus empleados, se acojan a este instrumento.

En cuanto a los autónomos, el decreto incluirá una flexibilización en el acceso a la prestación por cese de actividad, y se eximirá también el pago de cotizaciones a los trabajadores de este grupo que se quede en el paro. Lo que no ha acordado el Ejecutivo es la suspensión del pago de la cuota, algo que había exigido la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA). De hecho, tras conocer esta decisión, el presidente de ATA, Lorenzo Amor, ha afirmado que el Gobierno de Sánchez «no está con los autónomos y no tiene ni idea de los que necesitan».

APOYO A LAS FAMILIAS

El Real Decreto también contiene un relevante paquete de ayudas a las familias. Por un parte, se garantizará el acceso a los servicios básicos como agua, luz y gas, pero también las telecomunicaciones. Y por otro, se aprueba una moratoria hipotecaria para las familias en situación de vulnerabilidad y que sufran especialmente las consecuencias de la crisis del Covid-19.