El parón deportivo mundial golpea bancas de apuestas RD

0
65

Sin baloncesto (ni NBA ni NCAA), hockey sobre hielo (NHL), con cada vez menos fútbol y sin fecha para el inicio de las Grandes Ligas los efectos del COVID-19 acorralan el negocio de las bancas de apuestas deportivas en el planeta y en el país hay pánico de que pueda fulminar a las más pequeñas.

Los primeros efectos serán el paro indefinido de empleados y la reducción en el pago de impuestos al fisco. Es un negocio que tiene 1,832 licencias/sucursales legales hasta 2021, que sus gestores estiman genera nueve mil empleos directos.

Luis Gómez es gestor de grandes consorcios y en la industria se le conoce como la persona que mejor maneja los números. Teme lo peor y apela a planes de compensación.

“La situación es muy crítica, estimamos que entre un 60-70% cerrará mientras se mantenga este paro de competencia. Las que queden abiertas son las que tienen al menos cinco máquinas tragamonedas”, dijo Gómez.

Entre noviembre de 2018 y 2019 la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) reportó el cobro de RD$282,7 millones en impuestos de las bancas deportivas, RD$32,1 millones más que el año anterior.

“Este golpe llega cuando se acercaba la temporada alta con las Grandes Ligas, que es donde uno compensa y puede lograr ganancias. Estimamos que hasta un 25% de las bancas no tienen el capital para sobrevivir si esto se prolonga como dicen, hasta junio o julio. Quebrarán”, predijo Gómez.

Las alternativas comienzan a achicarse, al cerrarse cada semana más competencias que pudieran sustituir a las tradicionales.

“El Gobierno debe contemplar una moratoria, puesto que los ingresos no van a cubrir los gastos. Una banca emplea como mínimo cuatro personas”, dijo Gómez.

Las bancas localizadas en el Gran Santo Domingo, Santiago de los Caballeros, Puerto Plata, San Cristóbal, La Vega y La Romana pagan un impuesto fijo mensual de RD$25 mil, mientras que las del resto del país RD$16 mil. Otro arbitrio variable es de RD$5 mil mensuales, pero este se puede evitar cuando el local está cerrado.

“Cuando una banca pequeña abre la puerta tiene asegurado gastar no menos de ocho mil pesos entre energía, material gastable, nómina, etc. Una grande no lo hace con menos de veinte mil pesos”, indicó Gómez.

Ricardo Nadal, presidente de la Asociación Nacional de Bancas Deportivas, estimó en 2019 que el monto de las apuestas alcanzaba los RD$16 mil millones al año, un 70% de ese dinero lo representaba las Grandes Ligas.