A partir de hoy

0
21

Con la declaratoria de estado de emergencia República Dominicana ingresa a partir de hoy en una fase crucial de la lucha contra la propagación del coronavirus, que requiere de comprensión y concurso del liderazgo político, empresarial, académico y de la sociedad civil.

Severas restricciones a las actividades comerciales y sociales operan desde este día en el marco de una convocatoria al aislamiento social, para prevenir el coronavirus que ha contagiado al menos 34 personas y causado dos muertes.

Las medidas monetarias y fiscales anunciadas ayer por el Banco Central y el Ministerio de Hacienda, que incluyen la inyección de 500 millones de dólares al mercado cambiario y prórroga en el pago de impuestos, aliviarían el impacto negativo sobre la economía que tendría la reducción de actividades productivas.

Por vía de reducción de las tasas de interés de referencia y del encaje legal, las instituciones financieras dispondrán de más de 52 mil millones de pesos, parte de los cuales serán destinados a préstamos dirigidos a hogares, las micro, pequeñas y medianas empresas.

La banca múltiple dispondrá también de recursos para canalizar créditos con tasas de interés no mayores del 8.0% a los sectores productivos, incluidos turismo y exportación, en claro esfuerzo por evitar que las medidas adoptadas para contener el coronavirus generen una espiral de desempleo.

La oposición política y el empresariado han expresado su respaldo al programa de restricciones económicas y de aislamiento social anunciado por el Gobierno, aunque también agregan sugerencias que deberían ser sopesadas desde el ámbito oficial.

Entre otras medidas, Luis Abinader ha sugerido la creación de un fondo para garantizar a los desempleados por la crisis un ingreso mínimo de diez mil pesos mensuales en tanto que Leonel Fernández aconseja solicitar a organismos multilaterales renegociar la reducción del pago por servicio de la deuda externa.

A partir de hoy, los dominicanos están compelidos a obedecer al pie de la letra las disposiciones que emanen de las autoridades en todo lo relacionado con el coronavirus, en ejemplar expresión de solidaridad, responsabilidad y civilidad, fórmula única para salir airoso de este reto sin precedentes.