RD tuvo 2,398 peloteros menos que USA, pero casi lo superó en dopaje

0
84

En 2019 hubo 2,059 nacidos en República Dominicana que jugaron en las ligas menores (MiLB), que representaron el 24% de los 8,676 peloteros que pasaron por ese gigante laboratorio donde se pulen y se filtran los futuros bigleaguers. Solo Estados Unidos quedó delante con 4,457 o el 51%, de acuerdo con datos entregados por la liga a DL.

Sin embargo, cuando se contabilizan las suspensiones por violar la política de dopaje los quisqueyanos cierran la competencia al mínimo.

De los 51 jugadores que fallaron a las pruebas hubo 21 nacidos en la tierra de Duarte contra 22 en la de George Washington, si bien estos últimos duplican la matrícula de los caribeños. Los criollos representaron el 41% de los casos positivos, el mayor porcentaje desde que la MiLB comenzó a revelar los nombres de los suspendidos, en 2012.

En cambio Venezuela, que tuvo 1,263 jugadores en todos los circuitos (el 15% del total) y es tercero en la colocación de talentos, arrojó cuatro casos positivos. De los 151 puertorriqueños nacidos en la Isla del Encanto que pasó por las menores solo uno falló.

La inmensa mayoría de casos criollos (18) fueron detectados en la Dominican Summer League (DSL), la más grande de todo el sistema de ligas menores, donde en 2019 vieron acción 963 quisqueyanos. Del grupo, 16 son lanzadores.
Las sanciones de 2019 llegaron acompañadas de 1,230 partidos sin derecho a cobrar en una liga que se juega entre finales de mayo y agosto, que entra en la categoría novatos. El número macro de 2019 es el menor desde 2014 cuando fueron sancionados 19 y lejos del tope de 35 que se alcanzó en 2017. La menor cantidad se produjo en 2013 cuando no superaron el laboratorio 13 jugadores.

Con la cifra de 2019 totalizan ya 198 criollos los suspendidos en los últimos ocho años, una media de 24.7 por zafra.

El programa conjunto entre la Major League Baseball y MiLB aplicó 11,619 pruebas el año pasado, de ellas 9,332 fueron de orinas para descubrir sustancias que mejoran el rendimiento, estimulantes y dehydroepiandrosteronas. También hubo 2,287 pruebas de sangre utilizadas para detectar hormonas de crecimiento humano.Falta orientación

Milton Pinedo, presidente de la Federación Dominicana de Medicina del Deporte, es de las voces más autorizadas para abordar el tema en el continente. Desde 2006 tiene a su cargo monitorear a las delegaciones criollas que toman parte de los ciclos que van desde los Juegos Centroamericanos y del Caribe, Panamericanos hasta los Juegos Olímpicos, periodo en el que ha saneado la aparición de casos.

Pinedo considera que en el béisbol dominicano hace falta orientación más allá del atleta, es decir, del entorno. Critica la falta de campañas de promoción y concienciación sobre todo lo que se arriesgan con incurrir en esas prácticas, tanto en la salud como en su futuro.

“Uno se pregunta por qué se arriesgan”, dijo el doctor Pinedo. “Están arriesgando mucho por nada, hoy día es imposible que tú consumas muchas sustancias prohibidas y que en un análisis de orina o sangre no salga concluyente con qué se utilizó”.

El experto, que ya tiene dos libros publicados sobre el tema, lamenta que el béisbol sea el que saque las notas más altas y pone el ejemplo de que en los pasados Juegos Panamericanos de Lima, en 2019, el único dominicano que dio positivo fue el receptor Audry Pérez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here